RODANDO EN EL INFRAMUNDO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Un texto del arqueólogo Arturo Léon, staff de Coyobikers.

¡Hola a todos (as)!
Derivado de los diversos comentarios que se han suscitado con respecto a la próxima rodada que se llevará a cabo por nuestros amigos de Bicimaleados, intitulado “EL PUTI TOUR”; quisiera expresar algunas líneas sobre la temática que está abordando dicho recorrido y del cómo en ningún aspecto transgrede la postura alguna sobre el respeto al trabajo y dignidad de las sexo servidoras en nuestros país.
Antes de comenzar, es menester, en primer lugar a qué le decimos “puta” y por ende también entender qué es la “prostitución”.
¿Qué significa la palabra puta?
Es interesante observar que, en varios diccionarios, sobre todo de la Real Academia de la Lengua Española, hacen inferencia a un contexto moderno que designa a una mujer de pocos valores y que ejerce labores “indecentes” hacia el género masculino de orden sexual. Sin embargo, esto trasciende más allá de un mero concepto lingüístico e incluso social, puesto que la palabra puta, tiene un sentido diacrónico desde la antigua Roma.
Puta, en latín significa “muchacha o chica” (Corominas, 1973), e incluso tiene una derivación hacia el género masculino con la palabra puttus, que significa “muchachillo o chiquillo” haciendo alusión a un infante (Diez, 1864). Esta palabra, fue usada sin referencia alguna a la acción del servicio sexual, sino a la simple designación de mujer joven hasta el siglo VI d. C., cuando por desgracia, la iglesia deformó el vocablo y la adjuntó a la labor de la prostitución.
Posteriormente, la palabra se deformará con la llegada del cristianismo a Roma y tomará, nuevos conceptos degenerativos de la misma.
¿Qué es la prostitución?
Tal y como la palabra latina puta tiene un significado, prostitución es un derivado de la primera que se menciona. Su significado, también proveniente del latín, significa “exhibir para la venta” o “mostrar a vender” (La Croix, 2014). Sin embargo, la historia de esta antigua actividad tiene sus remanentes desde la antigua Sumeria, que fue la primera gran civilización en el mundo surgida hace más de 10, 000 años. Fue la primera en concebir esta actividad como sagrada e incluso, estableció parámetros sociales para su cuidado, ya que ésta actividad era considerada como religiosa.
Posteriormente Mesopotamia, trascendería con esta actividad dándole continuidad a su protección y estableciendo leyes, los cuales se vieron plasmados en el Código Hammurabi, en donde, como dato interesante, se le otorgaba a la mujer heredar su trabajo a la siguiente generación, siempre y cuando éstas fueran pertenecientes a una misma familia consanguínea.
Otra cultura que, también ejerció la prostitución de manera controlada fue Babilonia, la cual establecía y daba derecho a que toda mujer, al menos una vez en su vida, podía tener sexo con algún extranjero como muestra de hospitalidad al llegar a dicho territorio y donde ésta podía recibir pago por dicho ejercicio, todo esto previamente con la autorización de las divinidades de la Militta que era una de las diosas más importantes de la antigua Babilonia.
Una de las civilizaciones que también manifestó su interés y ejercicio de esta actividad fue la antigua Grecia, en donde el término lingüístico para designar dicha actividad (la prostitución) fue porne, que deriva de la palabra griega pernemi que significa “vender”. Cabe destacar que, será en la antigua Grecia donde las “prostitutas”, tendrán un alto estatus social e incluso, una distinción ante la sociedad por ser aquellas que portaban una belleza descomunal y diferenciaría del resto de la sociedad, además de que su forma de vestir era también muy especial, pues éstas, portaban atuendos finos; así como tocados y joyas exclusivas.
Estas mujeres, llegaron a tener gran influencia dentro de la Grecia Clásica y adquirieron mucho poder durante el esplendor griego. Además de que ellas, decidían a quién le daban providencia de estar con ellas e incluso, de pedir el desalojo de un hombre y/o mujer que no fuese de su agrado.
Finalmente, será en Grecia donde se tendrá el primer burdel u oik’iskoi en griego, surgido en siglo VI a. C., por Solón en la antigua Atenas
Sin duda la cultura que más resonó en este tema fue la antigua Roma, donde se observó en varios de sus muros, sobre todo de la antigua Pompeya y Herculano En Roma, habrá una jerarquización de la actividad, donde no todas las mujeres podían hacer o dar el mismo servicio; se tiene por ejemplo a las cuadrantarias, que eran las que cobraban el cuadrante (lo más bajo o “barato”) y las Felatoras, que practicaban la felación, una actividad que conllevaba por demás al sexo oral, anal e incluso la orgía.
Roma se convertirá en la capital de la prostitución durante el mundo antiguo, sobre todo porqué se verá en dicha actividad grandes ingresos al imperio romano, y que brindaba, por así mencionarlo, distracción a los hombres. Además de que las mujeres que ejercían la prostitución eran consideradas de un alto estatus social, pues no cualquier mujer podía dar el servicio, ellas estaban protegidas por las reglamentaciones del imperio romano y existían penalidad muy severas para quien tratase de pasar por encima de estas normas y transgredir, verbal, física y moralmente a una de ellas y a la casa que representaban.
En nuestro país, sobre todo en el México prehispánico también se ejerció la prostitución. A ellas se les conocía con el nombre de ahuiyani o las que encontentan en lengua náhuatl, que era el idioma de los mexicas. Cabe destacar que, también en el área maya se ejerció esta actividad.
El sexo servicio hoy en día
Hoy la prostitución o el sexo servicio, es por demás una actividad que ha esclavizado, de alguna forma a las mujeres e incluso, ya algunos hombres; a partir de diferentes mecanismos de enganche y engaños, hasta de amenazas y secuestros.
Sin embargo, en la llamada “labor más antigua de la especie huama”, se siguen teniendo diferentes tabús y falta de criterio sobre las (os) que desempeñan este trabajo, muchas veces mal pagado y hasta peligroso; dado que, en varias ocasiones el sexo servicio no es precisamente eso, sino que muchas de las mujeres que se encuentran en ello, son solamente usadas por hombres sin escrúpulos, que las usan para saciar su necesidad de impotencia y son golpeadas y hasta torturadas.
La antropología, nos enseña que cualquier actividad que el hombre genere en sociedad, siempre estará ligada a su forma de pensar y de percibir su exterior; así como, de los diversos factores que involucran el rol que éste tiene dentro de un grupo o sector.
Recordemos que quienes llevan a cabo dicho trabajo o actividad, muchas de ellas van en contra de su voluntad, bajo amenazas y otras tantas arrebatadas de sus familias. Debemos entender y visualizar un punto de criterio amplio y general, no solo particular, sino cognitivo en el raciocinio de lo que ellas son y de lo que hacen para vivir.
El recorrido que harán nuestros compañeros y amigos de Bicimaleados, está por demás estructurado en no sólo realizar una rodada por aquellos puntos en donde el sexo servicio está a la vuelta de la esquina. En mi opinión, trasciende más allá de un simple recorrido, abre puertas a nuevas perspectivas de la realidad nocturna en la ciudad de México y rompe a la vez esquemas de aquellos (as) que aún ven esto como morbo, ridiculización dela actividad o simplemente de “ir a echar un taco de ojo”.
Creo que nuestros amigos, y sobre todo quien dirige a Bicimaleados tiene una perspectiva y ontología totalmente innovadora e interesante en el hecho de visitar puntos, que otros no se atreverían por diversos factores. Su temática es interesante porqué por primera vez en cualquier grupo ciclista de la capital, trasciende en el hecho de no sólo hacer el típico recorrido a un punto, llegar al destino y sacarse la foto grupal; ellos van más allá de un simple recorrido, nos comparten la interacción entre la vida noctambulante y la del ciudadano, que en ésta gran oportunidad viaja en bicicleta.
Recordemos que son mujeres quienes se encuentran sobre la acera, que esos tacones, minifaldas y escotes pronunciados llevan una historia, historia que nosotros no conocemos y que tan sólo vemos, a través de su mirada, pose y arduo aguante durante el paso de la noche y el frío de la madrugada. Recordemos que, esas mujeres, son madres de familia, madres solteras que a diario buscan la moneda para el susto de los suyos, o bien, por el simple hecho de sobrevivir ante una sociedad que sólo critica sin saber, y más aún, probando de sus labios lo que en sus casas sí tienen, pero que prefieren saciar en otro lado por falta de pantalones o sentimiento.
Ellas, y es preciso hoy decir ellos que son ellas, tiene un gran lema que dice: “En tacones me verás, mi cuerpo obtendrás, pero mi corazón jamás”. Creo que ahora, que haremos esta estupenda rodada, deberíamos ponernos en aquellos tacones que nos verán pasar, y que quizás piropos nos lloverán; pero siempre nuestro deber es respetarlas, pues hay que recordar que ante todos son MUJERES y que nosotros NO SOMOS NADA NI NADIE PARA JUZGARLES y mucho menos para realizar críticas u observaciones.
¡Felicidades Bicimaleados!, gracias por hacer cosas diferentes y por llevarnos a conocer más allá de lo “nice” de la ciudad, pues como dice el dicho: “siempre hay civilizaciones más allá de nuestras colonias”. Ojalá que este tipo de recorridos sigan proliferando para así, generar conciencia entre la sociedad, así como respeto y dignidad hacia el trabajo de otros que, por bueno o malo, sigue siendo una actividad que merece ser respetada.
Finalmente, y al igual que los hermanos de Coyobikers, las rodadas comienzan a tener una interesante evolución que no converge en ver quién tiene mayores seguidores o ciclistas, sino que contribuyen con su granito de arena en abrir la cultura sobre ruedas, convivir con lo que desconocemos y compartir lo que tenemos.
¡Vayamos pues al inframundo de la ciudad y que esta nos cuente de ella!

Atentamente

Arqlgo. Arturo León

Bibliografía básica
Corominas, Juan
Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, Tercera Edición, Madrid, 1973
Diez, Friederich
An Etymological Dictionary of the Romances Languages; Chiefly from the German, Alemania, 1864
La Croix, Paul
Historia de La Prostitucion En Todos Los Pueblos del Mundo: Desde La Antiguedad Mas Remota Hasta Nuestros Dias, Primary Source Edition. 2014
Del Campo, Xavier
La prostitución en México, Editories Asociados, México, 1974.
Lamas, Marta
Cuerpo, sexo y política, editorial Océano, México, 2014